Comprar Cripto
Pagar con
Mercados
NFT
New
Descargar
English
USD

Los futuros tradicionales frente a los futuros de criptomonedas: ¿cuáles son sus similitudes y diferencias?

2021-06-15

A la hora de tomar decisiones de inversión, es importante entender cómo cambia el dinero y las opciones para que tu cartera siga creciendo. Para ello, puede ser útil una técnica de trading muy conocida, denominada trading de futuros, ya que es una opción capaz de mantener a flote toda una cartera e incluso superarla en poco tiempo.

Desde la primera operación de futuros registrada en 1710 hasta el entorno moderno actual, que incluye acciones y criptomonedas, la popularidad de las operaciones de futuros se ha disparado. Los fundamentos de las operaciones con criptomonedas y con futuros tradicionales ofrecen atributos muy similares para los inversores. Sin embargo, del mismo modo que hay diferencias fundamentales entre los criptoactivos y las acciones, también hay diferencias entre las operaciones de futuros tradicionales y las de criptoactivos. 

¿Qué son los futuros tradicionales?

Antes de empezar, es importante saber qué es un contrato de futuros. Los contratos de futuros son acuerdos legales entre partes para comprar o vender un activo en una fecha futura. En esencia, la inversión inicial no es necesariamente la compra del activo subyacente, sino del contrato. Los contratos de futuros tradicionales se centran en materias primas como el petróleo o el oro, o en activos financieros como los bonos y las acciones.  

La razón por la que las personas participan en contratos de futuros es que ofrecen la capacidad de añadir apalancamiento a una inversión. El apalancamiento es el uso de fondos prestados para multiplicar el retorno de una inversión. No obstante, junto con la oportunidad potencial se encuentra el potencial de una responsabilidad profunda, ya que el apalancamiento funciona en ambas direcciones.

Las operaciones de futuros tradicionales suelen ser realizadas por inversores acreditados que disponen de importantes recursos financieros. Por ello, los aspirantes a inversores de futuros deben estar bien capitalizados para evitar peticiones de margen adicionales. Una petición de margen adicional es cuando se pide a un inversor que satisfaga el coste del margen de mantenimiento en una posición perdedora. Si no puedes cumplir con el margen, el corredor de bolsa iniciaría un cierre forzado de tus posiciones.

¿Qué son los futuros de criptomonedas?

Los futuros de criptomonedas aplican el mismo concepto que los futuros tradicionales, salvo que, en este caso, los activos subyacentes son criptomonedas como Bitcoin o Ethereum. Al igual que los futuros tradicionales, los futuros de criptomonedas son contratos que incluyen una posición predeterminada sobre un criptoactivo (largo o corto). 

Los futuros de criptomonedas tienen lugar en línea en las bolsas de criptomonedas, lo que permite que participen muchos más inversores, ya que ahora pueden acceder al mercado desde sus teléfonos, en lugar de tener que manejar sus finanzas a través de varias entidades. 

Otro atributo que ofrecen las bolsas de criptomonedas, como Binance Futures, es la posibilidad de negociar contratos trimestrales y perpetuos. Estos contratos funcionan tal y como suenan: los contratos trimestrales expiran tres meses después de su emisión. Por su parte, los contratos perpetuos no tienen fecha de caducidad.

Principales similitudes

Tanto los operadores tradicionales como los de criptomonedas entran en un contrato de futuros por dos razones: la especulación y la cobertura.

Especulación

No importa en qué se base un contrato de futuros, el mercado responde a la especulación, o a la atribución de un valor futuro a un activo. La fuerte especulación da a los inversores un propósito para asumir apuestas de alto riesgo. Por ejemplo, si eres como el maximalista del Bitcoin Michael Saylor, creerás que el Bitcoin será el activo más valioso del siglo XXI y, por lo tanto, que su valor seguirá aumentando. En ese caso, podrías entrar en un contrato de futuros con una posición larga. Si tu especulación es correcta, tu posición se verá recompensada de forma significativa a medida que el valor de Bitcoin se aprecie con el tiempo.

Cobertura

A diferencia de la especulación, los futuros pueden utilizarse para protegerse del activo subyacente. Si un inversor creyera que el Bitcoin ha entrado en un mercado alcista y, en algún momento, el precio del Bitcoin se encuentra en un estancamiento o una caída repentina, el inversor podría entrar en un contrato de futuros. Aunque creen que Bitcoin crecerá en última instancia a largo plazo, pueden apostar contra él (corto) para evitar perder ganancias a corto plazo e incluso ganar dinero mientras el activo cae. 

La cobertura funciona de la misma manera en los mercados tradicionales. De hecho, las carteras a menudo tienen posiciones de cobertura para cubrir fallos del mercado, burbujas, eventos inesperados e incluso grandes capitulaciones. El contrato de futuros actúa como una cobertura de seguro que mantiene las finanzas de un inversor. 

Cuando se añade el apalancamiento a la mezcla, los inversores pueden cubrir, por ejemplo, el valor total de su cartera si realmente creen que los mercados van a fallar. 

Principales diferencias

Aunque las operaciones de futuros tradicionales y de criptomonedas se utilizan en circunstancias similares, sus respectivas estructuras de mercado varían significativamente.

Mercados regulados frente a mercados no regulados

Una forma sencilla de entender la diferencia entre los mercados tradicionales y de criptomonedas es que los mercados tradicionales están regulados, mientras que los de las criptomonedas no lo están. Los mercados tradicionales tienen leyes y normas diseñadas para garantizar la legitimidad de un intercambio, protegiendo contra comportamientos fraudulentos, abuso del mercado, etc. Esto significa que cada intercambio debe ser aprobado, lo que ralentiza los procesos comerciales.

En cambio, los mercados de criptomonedas, al no estar regulados, no necesitan la aprobación regulatoria de las operaciones. En consecuencia, en una bolsa de criptomonedas el trading es más rápido, y surgen nuevas opciones. Los mercados no regulados permiten los intercambios perpetuos, que son contratos de futuros sin fecha de vencimiento. Dado que las bolsas de criptomonedas funcionan las 24 horas del día, los inversores pueden aprovechar los cambios del mercado en todo momento.

Horario de negociación

Una de las diferencias más evidentes entre los dos mercados es el plazo en el que se pueden negociar los contratos de futuros. Los mercados tradicionales, como los de acciones, permanecen cerrados durante 13,5 horas al día, lo que imposibilita la negociación de activos o el cambio de posiciones en caso de que se produzcan acontecimientos externos importantes. En el caso de otros activos, como el oro o el petróleo, los inversores siguen teniendo que trabajar con otros para asegurar sus contratos de futuros.

Con los criptoactivos, es posible operar a cualquier hora del día, cualquier día del año. Los mercados nunca se cierran y están activos en todo el mundo, todo el tiempo. Esto es una gran ventaja para los operadores, que están en sintonía con el rendimiento de los criptoactivos y da una idea de cuándo los criptoactivos se comportan mejor o peor en función de la hora del día o del año.

Tamaño

Como se ha aludido anteriormente, una de las principales diferencias entre las bolsas de futuros tradicionales y las de criptomonedas es el tamaño de estos mercados. En términos de valor, los mercados tradicionales son mucho más grandes que las bolsas de criptomonedas. Las dos bolsas más importantes son CME e ICE, ambas con un valor de decenas a cientos de miles de millones de dólares. Los inversores institucionales, las empresas y los inversores privados participan en estos intercambios a diario.

Por el contrario, las bolsas de criptomonedas permiten que cualquier persona del mundo invierta. Dado que cualquiera puede participar en contratos de futuros de todos los tamaños, el potencial de que las bolsas de criptomonedas crezcan es masivo. Incluso los inversores institucionales como BlackRock (que ha autorizado dos de sus fondos para invertir en futuros de Bitcoin) están comenzando a participar en los mercados de futuros de criptomonedas. 

Conclusión

Independientemente del mercado en el que operes, es importante entender primero el valor único de aquello en lo que quieres invertir, así como sus ciclos de mercado. Los mercados sobreapalancados pueden quemar a los inversores y liquidarlos rápidamente. Pero si se utiliza con prudencia, y con una estrategia bien planificada, cualquier operación de futuros puede cosechar importantes recompensas.

Las bolsas tradicionales están protegidas por los vigilantes, los requisitos financieros y la territorialidad. También son más lentas e indirectas para el inversor. Las bolsas de criptomonedas solo requieren una conexión a Internet, aceptan a cualquier persona dispuesta a jugar y se basan en transacciones entre particulares. No hay ningún intermediario entre el inversor y la bolsa. Sin embargo, los mercados de criptomonedas son conocidos por ser más volátiles y suelen tener una gran liquidez. Sea cual sea el lugar en el que decidas operar, ¡sé prudente y buena suerte!